La región Lima ocupa el tercer lugar a nivel nacional en competitividad, según el informe publicado por el Centro de Investigación Centrum de la Pontificia Universidad Católica (PUCP).

Un logro que es resultado de contar con mejores indicadores de buenas prácticas de gestión, enmarcada en ocho objetivos estratégicos, planificado responsablemente en el Plan de Desarrollo Concertado al 2021.

De esta manera, el departamento de Lima posee una ventaja comparativa frente a las demás regiones del país a pesar de los escasos recursos económicos que recibe del gobierno Central.

Es por ello, que debe ponerse de relieve la experiencia y decisión política del gobernador regional Nelson Chui Mejía, quien tocando puertas ha conseguido transferencia de presupuestos adicionales y apalancar partidas de la empresa privada mediante la modalidad de Obras por Impuesto, para conseguir estos resultados positivos que colocan al territorio regional en una expectante posición.

Mientras tanto, el esfuerzo de la gestión regional seguirá encaminada alcanzar las metas en el campo económico productivo y de progreso social al priorizar inversiones en educación, salud, vías de comunicación, seguridad ciudadana, entre otros rubros que permitan avanzar en el principal objetivo de reducir la pobreza en las nueve provincias del ámbito territorial.

Por lalupa