Un maestro del gol, ese era Müller. No era muy alto (1, 76), pero fue demoledor en el juego aéreo. Tampoco era un regateador sublime, pero se movía como reina en un tablero de ajedrez en el que todos eran ineptos peones tratando de detenerlo. Un maestro del gol.

ARTÍCULOS AL RESPECTO:

Por lalupa