Fiscal José Domingo Pérez presenta declaración de testigo contactado por FP para crear boletas de pago. Lideresa se defiende y le dice a juez Concepción que “diga lo que diga o haga lo que haga, usted ya tiene una decisión tomada.

A la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, le puede esperar una larga condena en prisión ante una eventual sentencia por la presunta comisión del delito de lavado de activos en su forma agravada: La pena va entre los 13 años y cuatro meses y los 16 años y seis meses.

Los argumentos sobre el rango de la pena fueron expuestos ayer por el representante del Ministerio Público, en el marco de su solicitud de 36 meses de prisión preventiva para la lideresa fujimorista.

El fiscal del Equipo Especial que investiga el caso “Lava Jato”, José Domingo Pérez, dijo ayer ante el juez de Investigación Preparatoria Richard Concepción Carhuancho que, de acuerdo al nuevo Código Procesal Penal y el segundo presupuesto procesal (prognosis de la pena), a la hija de Alberto Fujimori le correspondería un tercio intermedio de lo que se supondría su pena.

“Atendiendo que se está imputando a Keiko Fujimori el delito de lavado de activos como autora (…) se le está atribuyendo los actos de conversión, ocultamiento de activos de procedencia ilícita provenientes de fondos ilícitos de actos de corrupción de la empresa Odebrecht entregados por Jorge Barata”, señaló.

En esa línea, el fiscal consideró que se superaría el margen de pena en caso se instaure una condena superior a los cuatro años.

Pérez explicó que la norma penal establece, para el delito de lavado de activos en la forma agravada, un margen no menor de 10 y no mayor de 20 años.

“Atendiendo a los principios de legalidad, de llevarse a cabo un probable juicio con una condena, el juez tendría que someterse a estos parámetros”, señaló.

Si bien, dijo el fiscal, le asistiría a su favor la no existencia de antecedentes penales, se configurarían otros agravantes que elevarían la pena.

AUDIENCIA
Durante la diligencia celebrada ayer en la Sala Penal Nacional se produjeron incidentes tensos que sobresaltaron a los protagonistas de la audiencia.

En el segundo día de alegatos, el fiscal Pérez trataba de demostrar por qué se debe imponer la medida limitativa a la hija del expresidente Alberto Fujimori, utilizando frases que no gustaron a los abogados que defienden a los 11 implicados.

Los ánimos se elevaron cuando Pérez dijo: “El staff de abogados que integran la organización criminal”. Esta situación sobresaltó a Humberto Abanto, abogado de Jaime Yoshiyama. “Pido a usted señor juez que llame al orden al fiscal”, solicitó.

El juez Concepción llamó al orden e instó al fiscal a utilizar referencias de los abogados solo cuando sea necesario.

TÓPICOS
El juez Concepción ofreció los lineamientos de la audiencia al fiscal Pérez el miércoles último, estableciendo que las imputaciones deben sustentarse bajo cinco tópicos consignados en la casación de Moquegua.

Estos son: la apariencia del buen derecho (consiste en la presunción de que existe fundamento legal para emitir una medida precautoria), prognosis de la pena (pronóstico basado en una posible pena), peligro procesal (tiene dos elementos: peligro de fuga y la perturbación de la actividad probatoria), proporcionalidad (graduación de las penas) y justificación del plazo (para regular el plazo de la prisión preventiva).

ARRAIGO Y BIENES
Pérez culminó con la prognosis de la pena y el peligro procesal. Sobre el tercer tópico, el representante del Ministerio Público se refirió al arraigo de Keiko Fujimori.

El fiscal dijo al juez que no existe una dirección fija de la investigada, pues presenta en su ficha del Registro Nacional de Identidad y Estado Civil (Reniec) una dirección en Chacarilla, Surco y dos direcciones en los distritos de Surco y Jesús María.

“El 12 de octubre, la Fiscalía se constituyó a constatar si vivía en el lugar, pero no vive allí. Asimismo, se le solicitó a Mark Vito recibos de luz y teléfono para que demuestre su arraigo, sin embargo, solo contaba con un recibo de Movistar, de fecha 9 de abril de 2014”, refirió al juez.

“¿Cuál es el domicilio que Keiko Fujimori va a declarar ante la autoridad judicial? Tiene un vasto movimiento migratorio”, agregó.

De otro lado, añadió que existen dudas sobre la situación económica de Keiko Fujimori.

“Estamos frente a una persona sometida a una investigación que no posee patrimonio a su nombre y que tiene a nombre de terceros o allegados, a fin de evitar un posible pago de reparación civil”, refirió.

TESTIGOS
El fiscal desarrolló las declaraciones del testigo protegido 2017-55-5. Según esta declaración, Fuerza Popular buscó a dicho colaborador para que ejecute 20 boletas y regularice de esta forma los pagos de sueldo para Keiko Fujimori por parte de Fuerza Popular.

“El testigo sindica a Ericka Yoshiyama como la persona que lo busca para realizar dicho trabajo, que por ello cobraría 3 mil soles. Sin embargo, esto queda sujeto a lo que decidía “la jefa Adriana Tarazona”, indicó.

HABLA KEIKO
Al término del debate de las partes, la investigada Keiko Fujimori tomó la palabra a las 7 y 30 de la noche.

En sus alegatos, la lideresa de Fuerza Popular dijo mirando al juez Richard Concepción Carhuancho que “diga lo que diga o haga lo que haga, usted ya tenga una decisión tomada”.

Tomó como ejemplo las recientes decisiones adoptadas por el magistrado como la detención preliminar impuesta en su contra, así como haber rechazado la recusación para que se aparte del caso. “Espero estar equivocada”, añadió.

Fujimori negó que se vaya a fugar al país, evadiendo la acción de la justicia y pidió al magistrado respetar la presunción de inocencia y el debido proceso. “No hay peligro de fuga. En estos 18 años siempre he enfrentado a la justicia. Todos somos inocentes hasta que se compruebe lo contrario. Le pido que se respete el debido proceso”, dijo.

En esa línea, dijo que ha demostrado que tiene arraigo de domicilio y familiar en el Perú. “Mi esposo y yo amamos al Perú. Nuestras dos pequeñas hijas nacieron aquí, acá tienen a sus amigos y familia”, añadió.

Sobre la observación del fiscal Pérez en torno a que no entregó los recibos de servicios básicos de su departamento, Keiko Fujimori indicó que su esposo le informó al representante del Ministerio Público que “desde hace unos años, todos los recibos se pagan de manera electrónica y están a nombre de la constructora, como sucede en todo edificio multifamiliar”.

RÉPLICA
Por su parte, la abogada Giuliana Loza, defensa legal de Keiko Fujimori, desestimó los supuestos del Ministerio Público que aseguran que la lideresa política representa un peligro para la investigación.

“No existe peligro procesal. No existe peligro de fuga, no existe peligro de obstaculización. Por lo tanto, la medida de prisión preventiva no es idónea”, señaló Loza ante el juez.

Según la defensa de Fujimori, el Ministerio Público “no ha sustentado” de manera sólida que la acusada represente peligro procesal para las investigaciones.

MÁS DATOS:

Keiko: “Según el fiscal, ya no me voy a fugar no solo por tener casa propia, sino también por estar casada con un norteamericano (…) Eso quiere decir que, para la fiscalía, todos los peruanos casados con extranjeros son sospechosos de querer fugarse”.

Recusación. Fiscal superior Rafael Vela interpuso medida. La Primera Sala Penal de Apelaciones será la encargada de revisar la recusación que presentó el coordinador de las Fiscalías de Lavado de Activos, Rafael Vela, contra la Segunda Sala Penal de Apelaciones, que decidió variar la orden de detención preliminar que impuso el juez Richard Concepción Carhuancho contra Keiko Fujimori y otras personas.

– 2011 año en el que la Fiscalía le imputa a Keiko Fujimori haber recibido dinero de Odebrecht.

FUENTE: diariocorreo.pe

Por lalupa