La inclusión en la agenda de la Comisión Permanente del dictamen que favorece el consumo de leche fresca, terminó por agotar la paciencia de las madres de familia que integran los comités del Vaso de Leche.

Y es que el referido dictamen, que sería analizado hoy en el Congreso, favorecería solo a un grupo de grandes ganaderos que son productores de leche fresca; pero al mismo tiempo encarecería el costo de cada ración que se distribuye mediante el referido programa social.

Lo sorprendente es que uno de los proyectos de ley que conforman el dictamen es del congresista Elard Melgar Mendoza, ganadero y dueño de Agropecuaria San Ramón SAC, ubicada en Huacho.

La producción anual de la referida empresa es de más de 2.7 millones de kilos de leche fresca. Un promedio mensual de 228 mil kilos, lo cual le representó al parlamentario un ingreso de 3.6 millones de soles durante 2017.

Y si tiene un interés particular en la leche fresca, ¿cómo es que presenta un proyecto que lo favorecería directamente a él y a sus colegas ganaderos? Preguntamos a la presidenta del Vaso de Leche, Pilar Brito, y su respuesta fue contundente: el Congreso de la República está cediendo a los lobbies del congresista Elard Melgar, quien quiere desaparecer la leche evaporada.

El problema, dijo a EXPRESO, es que al imponerse que los programas sociales solo puedan abastecerse de leche fresca, no se garantiza que el producto llegue en buen estado a la mesa de los consumidores y tampoco su valor nutritivo.

“En vez de darnos una buena leche evaporada, nos quiere entregar una leche fresca a la cual no se le está retirando la grasa. En realidad, nos quieren dar más agua que leche”, denunció.

Pero hay más. Brito dijo que el dictamen está dirigido a prohibir la denominación de leche evaporada, sin que se establezcan las condiciones adecuadas para que la leche fresca llegue en buen estado a los hogares y programas sociales.

“Lo real es que la leche fresca no podrá llegar a los rincones lejanos, serranía y selva de nuestro país y, lamentablemente, parte del producto se podría malograr. Usted sabe que en la sierra no tienen refrigeración, ese es un problema que no se ha previsto”, dijo.

Además, recordó que hace algún tiempo se les quiso entregar leche pasteurizada para el programa y fue rechazada por las madres debido a que no estaba garantizada la calidad ni la inocuidad.

“Aun con refrigeración, este tipo de leche tiene una vida útil de 48 a 72 horas; y dada las condiciones de los beneficiarios porque no todos tienen refrigeradoras, no se puede asegurar la calidad del producto”, dijo.

En ese sentido, dijo que es necesario recordar lo que sucedió en Huancayo, en el año 2006, cuando alrededor de 800 niños que eran beneficiarios del PRONAA se intoxicaron porque consumieron leche pasteurizada. “Entonces ¿cómo vamos a distribuir un producto que no tiene garantías de calidad?”, inquirió.

EL PRECIO
Sin embargo, el mayor problema para el Vaso de Leche por la aprobación de este dictamen será el incremento de los costos. Al respecto, Brito dijo que en la actualidad cada ración que se distribuye mediante este programa cuesta 26 centavos, en la medida en que se utiliza la leche evaporada.

No obstante dijo que si se aprueba el dictamen, cada ración pasaría a costar alrededor de 8 soles, ello debido a que la leche fresca es mucho más cara.

La consecuencia lógica sería la reducción de los beneficiarios del programa. “Nosotros calculamos que hay cerca de 4 millones de beneficiarios a nivel nacional. De aprobarse el proyecto de ley tendríamos que reducir esa cifra a la mitad. Entonces 2 millones de usuarios serían afectados”, dijo.

Por ello hizo una invocación a la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, para que no se deje engañar por Elard Melgar, quien estaría actuando en contra “de los usuarios del Vaso de Leche”.

“Este dictamen no beneficia a las grandes mayorías, beneficia a un reducido grupo de ganaderos que pretenden imponer el consumo de leche fresca en los programas sociales sin importarles la calidad y el valor nutricional del producto”, denunció.

PLANTÓN
Esa es la razón, dijo, por la cual las representantes de los 49 distritos de Lima y Callao realizarán hoy, desde las 8 de la mañana, un plantón en el Parque Universitario.

“Vamos a llegar al Congreso de la República con una delegación de 14 dirigentes para poder dar nuestro punto de vista. Esta ley tiene que venirse abajo. No podemos permitir una norma que no favorece a ninguno de los consumidores ni al programa de Vaso de Leche”, indicó Brito.

MÍNIMA CALIDAD NUTRICIONAL
La “Ley que promueve el desarrollo de la ganadería lechera del país y garantiza el origen del producto lácteo” reduce la calidad nutricional de la leche. Así lo afirmó a EXPRESO la nutricionista Jossy Muñasqui.

“Según los estándares internacionales la leche que actualmente tenemos tiene que cumplir un parámetro, un porcentaje de grasas, proteínas y sólidos totales. Sin embargo, esta ley lo que hace es reducir la calidad nutricional del producto, y, como tampoco se le permite la adición de algún otro derivado de la leche, no va a permitir concentrar los nutrientes por los que es de gran utilidad este producto”, indicó.

De acuerdo a la nutricionista, el reglamento de esta ley tiene un párrafo entero dedicado al tema de leche evaporada que, al compararla con el Codex alimentario (el más alto organismo internacional en materia de normas de alimentación), muestra las diferencias en la parte de los nutrientes, ya que reduce las proporciones.

“Por ejemplo, en grasa el reglamento dice mínimo 6.5 % cuando el Codex dice que el mínimo es 7.5 %; aparentemente hablamos solo de un 1 % de diferencia, pero en las concentraciones que uno tiene que consumir va a afectar más a la población”, dijo.

Según Muñasqui, al bajar la calidad nutricional los más afectados serán los programas sociales, como el del Vaso de leche, que tiene una estandarización aprobada por el Instituto Nacional de Salud, donde se establecen parámetros de macro y micro nutrientes. “Si se modifica esta leche evaporada, se va a afectar a casi 4 millones de niños que están bajo este programa”, añadió.

Además, sostuvo que uno de los problemas con esta ley es que entremezcla los conceptos de leche, leche evaporada y productos lácteos, sin tener en cuenta que, de acuerdo al Codex, la leche evaporada es aquella leche de la cual ha sido extraída agua y que, a través del calor u otros procesos establecidos, se concentra, al cual se le adiciona derivados de la leche para que mantenga la proporción de proteínas, grasas y otros.

Muñasqui indicó que la leche fresca no es de fácil transporte y tiene un periodo de vida útil más corto, con un promedio de hasta 12 horas, dependiendo del sitio al que se va a transportar.

Así, en un lugar con clima cálido, el tiempo de vida útil de este producto se va a reducir. Además, si no se cuenta con la refrigeración adecuada se genera un mayor perjuicio porque convierte esa leche en un caldo de cultivo de bacterias, lo que expondría a los niños a diversas enfermedades que pueden producir síntomas como diarrea, fiebre, náuseas y vómitos.

“Nosotros no estamos en contra del desarrollo de los ganaderos, pero no podemos permitir que se vulneren los derechos de los niños que son los principales consumidores de este tipo de producto, sobre todo sabiendo que somos un país donde las tasas de desnutrición crónica siguen siendo elevadas”, finalizó.

¿DE QUÉ TRATA EL DICTAMEN?
El dictamen de la “Ley que promueve el desarrollo de la ganadería lechera del país y garantiza el origen del producto lácteo”, ha sido incluido como el quinto punto en la agenda de la Comisión Permanente que sesiona hoy.

El dispositivo legal fue observado en su oportunidad por el Poder Ejecutivo y retornó a la agenda del pleno con un texto sustitutorio elaborado por la Comisión Agraria. Al cierre de la pasada legislatura fue delegado a la Comisión Permanente.

¿Qué establece el dictamen? Simplemente que “la leche en polvo entera, en polvo descremada y lacto sueros solo serán utilizados como tales y no podrán usarse en procesos de reconstitución y recombinación para la elaboración en la industria de leche fluida, leche evaporada, yogur, queso y mantequilla, de consumo humano directo”.

Además, señala que el Ministerio de Agricultura deberá fomentar programas e incentivos que promuevan tanto la producción ganadera como el desarrollo de la industria láctea, teniendo como prioridad a la pequeña y mediana industria.

Este dictamen acumula cuatro iniciativas legislativas de igual temática. La primera pertenece al legislador Elard Melgar y su finalidad es restablecer las medidas de promoción y desarrollo del sector agrario y, de manera específica, la actividad ganadera lechera.

A FAVOR
El dictamen cuenta con el respaldo de la Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú (Agalep) y específicamente de Iván Mesía. Él es dueño de Láctea S.A., en Trujillo, empresa que tiene una producción anual de 21.6 millones de kilos de leche.

Por ello habría recibido una utilidad neta de 29 millones de soles en 2017.

Mesía también es dueño de Inversiones Pecuarias Granados SA, en Huacho. Esta empresa tiene una producción anual 5.2 millones de kilos de leche, con una ganancia de 7.2 millones de soles en 2017, según se informó a EXPRESO.

Nuestras fuentes revelan que Mesía es dueño de Agropecuaria Don Fabricio SAC en Huacho, que tiene una producción anual 2.9 millones de kilos de leche, con una ganancia de 3.6 millones de soles el 2017.

“Por ello apoya la ley que busca desaparecer la denominación de leche evaporada”, dijo uno de nuestros voceros.

EN CONTRA
Los pequeños ganaderos (que supuestamente se verían beneficiados con este dictamen) fueron los primeros en pedir que no se promulgue el dictamen

Rubén Zanabria, presidente del Centro de Acopio Lechero (CAL) “Paraíso Majes”, aseguró en su oportunidad que dicha norma no solo no los beneficiará sino que podría llevarlos a la quiebra.

De acuerdo a Zanabria, los pequeños ganaderos no cuentan con la tecnología necesaria para elevar los estándares de calidad de la leche tal como lo plantea la ley, por lo que terminarán quebrando ante esta exigencia.

Por otro lado, ganaderos del distrito de Mala (Cañete) indicaron que el dictamen solo beneficia a ‘un reducido grupo de grandes ganaderos’.

“La Asociación de Ganaderos Lecheros no nos representa, ellos solo representan los intereses de una pequeña parte de grandes ganaderos. Nosotros los pequeños ganaderos somos la mayoría de ganaderos del país”, afirmaron.

Por su parte, la Sociedad de Comercio Exterior del Perú también se mostró en contra de esta ley por los efectos negativos que acarrearía su aprobación, principalmente para los sectores de bajos ingresos.

“Imponer una restricción de esta naturaleza podría generar una contracción de la oferta del producto final y una afectación a la calidad del mismo”, observan.Así, en un lugar con clima cálido, el tiempo de vida útil de este producto se va a reducir. Además, si no se cuenta con la refrigeración adecuada se genera un mayor perjuicio porque convierte esa leche en un caldo de cultivo de bacterias, lo que expondría a los niños a diversas enfermedades que pueden producir síntomas como diarrea, fiebre, náuseas y vómitos.

“Nosotros no estamos en contra del desarrollo de los ganaderos, pero no podemos permitir que se vulneren los derechos de los niños que son los principales consumidores de este tipo de producto, sobre todo sabiendo que somos un país donde las tasas de desnutrición crónica siguen siendo elevadas”, finalizó.

¿DE QUÉ TRATA EL DICTAMEN?
El dictamen de la “Ley que promueve el desarrollo de la ganadería lechera del país y garantiza el origen del producto lácteo”, ha sido incluido como el quinto punto en la agenda de la Comisión Permanente que sesiona hoy.

El dispositivo legal fue observado en su oportunidad por el Poder Ejecutivo y retornó a la agenda del pleno con un texto sustitutorio elaborado por la Comisión Agraria. Al cierre de la pasada legislatura fue delegado a la Comisión Permanente.

¿Qué establece el dictamen? Simplemente que “la leche en polvo entera, en polvo descremada y lacto sueros solo serán utilizados como tales y no podrán usarse en procesos de reconstitución y recombinación para la elaboración en la industria de leche fluida, leche evaporada, yogur, queso y mantequilla, de consumo humano directo”.

Además, señala que el Ministerio de Agricultura deberá fomentar programas e incentivos que promuevan tanto la producción ganadera como el desarrollo de la industria láctea, teniendo como prioridad a la pequeña y mediana industria.

Este dictamen acumula cuatro iniciativas legislativas de igual temática. La primera pertenece al legislador Elard Melgar y su finalidad es restablecer las medidas de promoción y desarrollo del sector agrario y, de manera específica, la actividad ganadera lechera.

A FAVOR
El dictamen cuenta con el respaldo de la Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú (Agalep) y específicamente de Iván Mesía. Él es dueño de Láctea S.A., en Trujillo, empresa que tiene una producción anual de 21.6 millones de kilos de leche.

Por ello habría recibido una utilidad neta de 29 millones de soles en 2017.

Mesía también es dueño de Inversiones Pecuarias Granados SA, en Huacho. Esta empresa tiene una producción anual 5.2 millones de kilos de leche, con una ganancia de 7.2 millones de soles en 2017, según se informó a EXPRESO.

Nuestras fuentes revelan que Mesía es dueño de Agropecuaria Don Fabricio SAC en Huacho, que tiene una producción anual 2.9 millones de kilos de leche, con una ganancia de 3.6 millones de soles el 2017.

“Por ello apoya la ley que busca desaparecer la denominación de leche evaporada”, dijo uno de nuestros voceros.

EN CONTRA
Los pequeños ganaderos (que supuestamente se verían beneficiados con este dictamen) fueron los primeros en pedir que no se promulgue el dictamen

Rubén Zanabria, presidente del Centro de Acopio Lechero (CAL) “Paraíso Majes”, aseguró en su oportunidad que dicha norma no solo no los beneficiará sino que podría llevarlos a la quiebra.

De acuerdo a Zanabria, los pequeños ganaderos no cuentan con la tecnología necesaria para elevar los estándares de calidad de la leche tal como lo plantea la ley, por lo que terminarán quebrando ante esta exigencia.

Por otro lado, ganaderos del distrito de Mala (Cañete) indicaron que el dictamen solo beneficia a ‘un reducido grupo de grandes ganaderos’.

“La Asociación de Ganaderos Lecheros no nos representa, ellos solo representan los intereses de una pequeña parte de grandes ganaderos. Nosotros los pequeños ganaderos somos la mayoría de ganaderos del país”, afirmaron.

Por su parte, la Sociedad de Comercio Exterior del Perú también se mostró en contra de esta ley por los efectos negativos que acarrearía su aprobación, principalmente para los sectores de bajos ingresos.

“Imponer una restricción de esta naturaleza podría generar una contracción de la oferta del producto final y una afectación a la calidad del mismo”, observan.

OPINIÓN EMPRESARIAL
Para la empresa Gloria la aprobación del referido dictamen perjudicaría a 24,000 pequeños ganaderos del país porque perderían los ingresos que ahora obtienen por la venta de leche para procesarla.

Además, indican, la norma afectaría 7,000 empleos entre directos e indirectos; y se originaría que 720 millones de litros de leche se pierdan al año por la falta de acopio.

Mediante un comunicado la empresa aseguró que se le impide que se denomine leche cuando se concentre (evapore) el producto de los pequeños ganaderos para facilitar su traslado.

También afirman se eliminará tal denominación en el caso de que se higienice o se estabilice la leche con el objetivo de ampliar su ciclo.

En conclusión sostienen que denominar leche solo al producto crudo es una medida que beneficiaría exclusivamente a los grandes ganaderos del país, perjudicando a los pequeños que proceden de los lugares más pobres del país.

Fuente: expreso.com.pe

Por lalupa