Transportistas y comerciantes se atrincheraron y quemaron llantas para evitar que los desalojen del terreno de 6000 metros que ocupaban desde hace décadas.

Alrededor de 1500 efectivos de la PNP llegaron al terminal terrestre de Fiori, en San Martín de Porres, la madrugada de ayer para desalojar a los comerciantes y transportistas que ocupaban el lugar de manera ilegal desde hace más de 20 años.

Enterados de la medida, los transportistas y comerciantes se atrincheraron y quemaron llantas en el terminal a fin de evitar que los agentes policiales los desalojen, pues aseguraron que es su única fuente de ingresos. Esto desató un enfrentamiento que dejó a dos personas detenidas.

Según informaron las autoridades, en el terreno se construirá una alameda en beneficio de los vecinos del distrito.

Por lalupa