Lima, 23 de octubre del 2018

Señora Keiko Fujimori Higuchi
Presidenta del Partido Político Fuerza Popular
Señores Congresistas
Grupo Parlamentario Fuerza Popular

Estimados dirigentes y amigos:

Por la presente reciban el saludo correspondiente, y a la vez, exponerles mi punto de vista con relación a los sucesos de las últimas semanas.

Habiendo escuchado y leído las réplicas en las diferentes entrevistas y conferencias de prensa dadas por la presidenta del partido político Fuerza Popular, Keiko Fujimori Higuchi, donde afirma “los problemas penales son individuales (…) la responsabilidad es de cada uno”, debo manifestar al respecto, que difiere del lema del partido – que ayude a construir como dirigente en la región San Martín – “Unidad, disciplina y lealtad”; lema que hemos construido en las diferentes regiones y hemos inculcado en cada uno de nuestros dirigentes en estos últimos doce años. Lema, además, que he respetado y ejecutado al pie de la letra, muchas veces, a pesar de mis discrepancias en diferentes decisiones políticas que hemos tomado como colegiado partidario.

En este proceso judicial, se ha confundido la lealtad partidaria, con impunidad. Desde hace más de un año, todos los implicados de la región San Martin en este proceso, hemos afrontado el mismo con la lealtad que se nos ha caracterizado y confiando en la palabra de la defensa legal del partido, debido a que se nos ha hecho creer que este proceso no tenía ningún sustento. Ninguno de nosotros conocía la procedencia del dinero de los aportes para la campaña electoral Fuerza 2011. Sin embargo, ante el desamparo de la alta dirigencia del partido me he visto en la necesidad de decir toda mi verdad ante la Fiscalía, y es que para mí la lealtad es bidireccional (de sus dirigentes con el líder y del líder a sus dirigentes). Al ver que la lealtad se ha roto por parte del líder, primé la lealtad hacia mi familia: mi esposa, hijos, amigos y dirigentes que confiaron en mí, como yo confié en la líder, en su momento.

El proyecto político a la cual me sumé desde el 2006, año en que Keiko Fujimori me invitó a formar parte, consistía en continuar con la política económica que establece nuestra Constitución de 1993, donde se prima el libre mercado, la competencia y el capitalismo popular. Además de fomentar el desarrollo en nuestro país en los diferentes sectores. Sin embargo esa idea primigenia se fue diluyendo y extinguiendo en este nuevo periodo parlamentario. Se ha dejado de lado las ideas centrales por la que se emprendió el proyecto político Fuerza Popular en favor del país y se ha primado los intereses personales de algunos dirigentes.

Concuerdo con algunos de mis colegas que han dejado al grupo parlamentario de Fuerza Popular, al verse burlados y engañados. Creo que el camino no es la renuncia ni al grupo ni al partido, sino la RECONSTITUCIÓN TOTAL de la dirigencia nacional y regional, retomando el ideario primigenio del partido político, basados en los principios constitucionales. Sé que los errores políticos que hemos cometido nos han llevado a esta crisis total que no sólo nos ha perjudicado sino también ha perjudicado al país, quien sufre con nuestra crisis, parte de la inestabilidad económica que afronta el país.

Es mi compromiso con la ciudadanía en afrontar mi responsabilidad judicial en las vías correspondientes; pero mis errores políticos los afrontaré al interior del partido y de la bancada por la cual fui elegido, demostrando hasta el último minuto que el lema: Unidad, disciplina y lealtad, no es sólo para con el líder sino también para con nuestra dirigencia.

Gracias

Rolando Reátegui Flores
Congresista de la República

Por lalupa