El ex miembro del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) Julio Gutiérrez Pebe fue conducido a la carceleta del Palacio de Justicia después de que el juez Hugo Núñez Julca, del Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria, declaró fundado el pedido de la fiscalía de 18 meses de prisión preventiva en su contra.

En su resolución, el magistrado señaló que existen graves y fundados elementos de convicción de que el ex integrante del desactivado CNM coordinó y colaboró en el nombramiento y ratificación irregular de tres jueces a cambio de beneficios y contraprestaciones, tal como indicó la fiscalía.
Gutiérrez podría estar privado de su libertad hasta el 25 de abril del 2020 mientras es procesado por el presunto delito de cohecho pasivo específico en agravio del Estado.

La fiscalía le imputa haber respaldado los nombramientos de los jueces Miguel Canahualpa y Armando Mamani y la ratificación del juez constitucional Ricardo Chang.

—Argumentos—
En la audiencia realizada ayer, la fiscalía sustentó el pedido de la medida cautelar. Para ello presentó como evidencia una serie de audios en los que se realizan coordinaciones para beneficiar a los tres citados jueces.

En las conversaciones participan Gutiérrez y el detenido ex juez superior Walter Ríos.

El juez Núñez manifestó que –tal como señala la fiscalía– hay evidencias de que el ex consejero ayudó, por ejemplo, en el nombramiento de Mamani a cambio de que Ríos interviniera a favor de un proceso en el Callao que involucraba a la empresa Enapu, de la cual la esposa de Gutiérrez era abogada.

En la resolución también dice que existe peligro procesal y de fuga en este caso.

Se indicó que en los audios se aludía a Gutiérrez como “el viejito” o “el bigotito” y que, para despistar al juez, en la audiencia de ayer este se cortó el bigote. “Ese comportamiento muestra una intención de obstaculización”, indicó Núñez.

Señaló, además, que debido a que serían muchos los fiscales y jueces a los que ayudó nombrar como miembro del CNM podría contar con el apoyo para obstaculizar el proceso.

Otra de las razones que harían posible una fuga, según el juez, fue que el imputado retiró más de S/300.000 de sus fondos de pensión y que podría usarlos para irse del país.

En la resolución también se destacó que Gutiérrez no ha mostrado arrepentimiento por su comportamiento y que está vinculado con otras personas investigadas por pertenecer a una organización criminal.

En su defensa, Gutiérrez aseguró que jamás hizo “algo indebido”. Añadió que no conoce ni ayudó a ninguno de los magistrados señalados y que “su único pecado” fue haber tenido una conversación telefónica con Mamani. “Conversé con él pero no hubo apoyo”, concluyó.

Fuente: elcomercio.pe

Por lalupa