Osmán Morote número 2 de Sendero Luminoso y Margot Liendo serán procesados con arresto domiciliario

Esperan nueva sentencia. Sin ellos, quedan 321 presos por terrorismo en las cárceles peruanas. En unos 10 años más, solo permanecerán una veintena que cumple cadena perpetua.

Liberación anunciada. Osmán Morote Barrionuevo y Margot Liendo Gil, cabecillas históricos del grupo terrorista Sendero Luminoso, dejarán la prisión donde han vivido durante los últimos 30 años, para estar sometidos a un arresto domiciliario.

Tras su salida, quedarán 321 presos por terrorismo en las cárceles peruanas, de los 2.785 que había el año 2000, y de los más de 21 mil detenidos por este delito, desde 1992, según las pocas estadísticas que existen en el Sistema Nacional Penitenciario.

Desde hace unos cinco años los presos por terrorismo, que en una época eran los reos más numerosos y llegaron a ocupar entre tres o cuatro penales casi en su integridad, hoy aparecen en el rubro de otros delitos.

Para saber su número hay que revisar el cuadro de presos que no gozan de beneficios penitenciarios. La mayoría de los más de 21 mil detenidos por sospechas de integrar Sendero Luminoso o el MRTA fue liberado por la Policía, las Fuerzas Armadas, absueltos por el Poder Judicial o con beneficios presidenciales de indulto y derecho de gracia, por abusos en su detención.

A Morote y Margot Liendo los jueces ya no podían retenerlos más tiempo en prisión sin una nueva sentencia.

Prisión preventiva
El año 2013 debieron salir libres al cumplir 25 años de cárcel por los delitos que cometieron en los años 80. Los capturaron en 1988. Morote era el número 2 de Sendero y ella era una de las dirigentes del Comité Central.

Para evitar su excarcelación, la Procuraduría Antiterrorista promovió que les inicien nuevos procesos, como el atentado de la calle Tarata, la matanza de comuneros de Soras (Ayacucho) o el financiamiento del grupo terrorista por parte del narcotráfico, conocido como “caso Perseo”

Así, han pasado los últimos cinco años. Osmán Morote y Margot Liendo Gil tenían prisión preventiva a la espera de los nuevos juicios y las consiguientes sentencias, que los mantendrían en la cárcel por un mayor tiempo.

A fines de marzo, el Colegiado E de la Sala Penal Nacional dijo que ya no era posible alargar su detención, en el caso Perseo, sin afectar su derechos, y les concedió su libertad.

En un último intento por evitar su total excarcelación, el Colegiado A de la Sala Penal Nacional, que los juzga por el atentado de la calle Tarata, les ha impuesto arresto domiciliario.

Saldrán de prisión, pero todavía no podrán pisar las calles y deberán, en cinco días, pagar una caución de 10 mil soles, cada uno, según la resolución emitida por los jueces René Martínez Castro, Edhín Campos Barranzuela y Hans Contreras Cuzcano.

Ante esta decisión, el ministro de justicia, Salvador Heresi, señaló en su cuenta de Twitter que “las decisiones judiciales se deben de respetar, en esta oportunidad el Poder Judicial le debe una explicación al país, donde deberá de asumir la responsabilidad social de sus decisiones”.

Además, lamentó que los cabecillas senderistas hayan celebrado como un triunfo su excarcelación. “Yo soy un peruano más que sufrió en carne propia la demencia del terrorismo, siento impotencia y rabia al ver festejar una victoria judicial a los asesinos de Tarata. Terrorismo nunca más”, escribió.

El abogado de Morote y Liendo, Alfredo Crespo, también se mostró en contra del arresto domiciliario, aunque por otros motivos. Presentó un recurso de nulidad ante la Corte Suprema para que puedan caminar libres por la calle.

Fuente: larepublica.pe

También te podría gustar...