¡Atención! Suenan las campanas en el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) para favorecer que alcaldes distritales en ejercicio puedan convertirse en autoridades provinciales.

Al parecer el actuar del Jurado Nacional de Elecciones, nos tiene reservado para las próximas horas el favorecimiento a las candidaturas de los alcaldes distritales que pretenden convertirse en autoridades provinciales, es decir sí podrían postular, a pesar de cualquier argumento que se puede expresar en contra y aprovechándose de un aparente vacío legal.

El Art. 194 de la Constitución Política del Perú, da a conocer que “los alcaldes y regidores son elegidos por sufragio directo, por un periodo de cuatro años. No hay reelección inmediata para los alcaldes.”, en ese sentido, se entiende que los alcaldes distritales o provinciales en ejercicio, no deberían participar en las elecciones municipales del próximo 07 de octubre, sin embargo; en la palabra reelección han encontrado una salida y al parecer los magistrados del pleno de la máxima instancia electoral harán uso de ese argumento para facilitar la participación de los burgomaestres distritales que desean ir al siguiente peldaño en jerarquía a nivel nacional.

Precisamente, el hecho que una autoridad distrital quiera convertirse en autoridad provincial, es considerado por algunos juristas de manera convenenciera que, visto así, no se trata de reelección. Pero ¿qué pasa si un alcalde provincial quiere descender de jerarquía?

El oscurantismo con el que actúa el JNE y la falta de un ágil pronunciamiento hace que presumamos la existencia de negociados al interno de la máxima instancia electoral para favorecer a los alcaldes distritales que siguen obrando con poder y van con tremenda ventaja, frente a sus competidores, debido a que tienen portátiles e incluso, gente en torno a ellos, que les facilita recursos y medios para hacer su campaña, probablemente pensando en favorecerse.

Si el espíritu de la norma era no permitir el uso de recursos del estado, por parte de las autoridades en ejercicio en gobiernos municipales y regionales, favorecer la equidad en la participación de los competidores. Entonces, podemos inferir que sí el pleno del jurado electoral permite que las autoridades distritales electas el 2014, tengan la posibilidad de convertirse en alcaldes provinciales, vulneraran e irán en contra de lo que se quiere hacer para mejorar la elección de los nuevos representantes ediles.

Las próximas horas nos darán la respuesta, si en el Jurado Nacional de Elecciones, sus integrantes actúan con probidad o nos han mecido tanto para encontrar el mejor tenor e ir en contra de lo que se desea para permitir realizar un proceso eleccionario distinto, con renovación de autoridades y que permita una lucha contra quienes en base a largos períodos enclavan sistemas corruptos en sus gestiones.

Cuidado que al parecer existen quienes desean seguir viviendo de ser autoridades, sin importarles, si es como alcalde distrital  primero, después como provincial y quizá luego nuevamente como distrital; mientras, se lo permitan, total, probablemente para sus intereses y el poder que necesitan, junto a sus amigos, no importa donde, sino los negocios que pueden hacer.

También te podría gustar...